google-site-verification=35QJq2PYyIMgXU29HElfem9X3R3FQH9llBipv2Nocdk
 
escuadra y compas.jpg

MASONERÍA

La masonería o mejor, las masonerias, pues tras 300 años de existencia, esta antigua institución iniciática, filantrópica, filosófica y progresista ha evolucionado desde la Edad Media, la Ilustración, hasta las diferentes formas adaptativas a los tiempos y a las nuevas costumbres de las sociedades modernas. Es común a todas ellas su carácter iniciático y progresivo mediante grados. Su interés por la búsqueda del conocimiento y el mejoramiento personal y moral. Su carácter universalista y humanista propone una fraternidad universal.

El lugar que reúne a sus miembros se llama Logia. La logia es el espacio consagrado a la practica de la masonería, allí sus miembros hombre y mujeres en nuestro caso, debaten y trabajan como hermanos, en torno a los símbolos de la construcción y la metodología que la tradición nos ha legado y lo hacen como iguales sin más diferencias que las individuales de cada persona. Así, siguiendo el método masónico, se ponen en práctica el respeto y la tolerancia mutuas, se practica la más fraterna solidaridad y se intenta aprender a afrontar el conflicto de forma constructiva. Es un método iniciático de mejora del individuo. 

La francmasoneria, jamás chocará con las creencias religiosas o políticas de sus miembros de las que no se ocupa y reconoce la más absoluta libertad de conciencia, siempre que dichas ideas o creencias no colisionen con los principios recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.